Alivia el dolor del embarazo en diez pasos

Alivia el dolor del embarazo en sencillos pasos

  • Para aliviar los dolores del embarazo de la zona del abdomen, te aconsejo que te sientes en una superficie lisa como una cama, eleves las piernas y te relajes. Piensa que cuando tu cuerpo descansa, los músculos se relajan y el dolor se reduce.
  • Cuando estés descansando, evita cambiar de posición de forma brusca. Si estás tumbada de un costado y quieres darte la vuelta, hazlo poco a poco para que el bebé se acomoda también a esa nueva postura y no se mueva al estar incómodo.
  • Si no te hidratas de manera correcta, pueden aparecer las contracciones de Braxton Hicks, así que es fundamente que bebas abundante líquido, especialmente agua, durante todo el día para que tu organismo funcione de manera correcta y el dolor de barriga no aparezca con tanta frecuencia.

embarazada bebiendo agua

  • Otro modo de reducir el dolor del embarazo es huir del estrés. Las preocupaciones y los niveles de estrés elvados, provocan tensiones en tu cuerpo a nivel mental y muscular, lo que hace que los síntomas del embarazo empeoren y se hagan más molestos.
  • El cojín de lactancia puede ayudarte a disminuir las molestias abdominales a lo largo del embarazo ya que puede sentir una fuerte presión durante el descanso, algo que puede aliviarse si se usa esta almohada. Dependiendo de los dolores que sientas, puedes colocar el cojín debajo de las piernas.
  • Otra forma de aliviar los dolores abdominales en el embarazo es utilizar almohadillas térmicas. El calor aplicado en la zona donde sientes la molestia, puede ayudarte a disminuirlo y lograr estar más relajada, por ello puedes darte un baño caliente cuando estés sintiendo este dolor, o bien ponerte un paño limpio con agua caliente y dejarlo reposar sobre tu barriga.
Descubre los beneficios del masaje perineal

Descubre los beneficios del masaje perineal

El parto constituye, en muchas ocasiones, una fuente de estrés y dolor para las mujeres. A esto hay que sumar el miedo a las episiotomías y a los traumas perineales, lo que hace que esta experiencia se convierta en algo desagradable. Por desgracia, las ventajas de tener un periné elástico y con buen tono muscular son poco o nada conocidas. El masaje perineal durante el embarazo, aumenta la flexibilidad de dichos tejidos y disminuye la resistencia muscular, provocando un aumento de la distensión del periné durante el parto.

Cómo realizar el masaje perineal

Debes comprar aceite vegetal y un espejo para visualizar la zona de manera correcta. A continuación, sigue los siguientes pasos:

  • Lávate las manos y córtate las uñas para no hacerte daño al dar el masaje.
  • Aplícate abundante aceite vegetal en los dedos y en la vagina.
  • Si te realizas el masaje a ti misma, adopta una postura cómoda mediante la cual visualices la zona con el espejo.
  • A continuación, introduce los pulgares en la vagina unos tres o cuatro centímetros y deslízalos hacia los lados durante tres o cuatro minutos, sin llegar al meato urinario, para no provocar infecciones de orina.
  • Haz un poco de presión desde la horquilla perineal hacia el ano y hacia ambos lados de la vagina. Puedes ir aumentando poco a poco la apertura lateral a medida que las molestias se vaya reduciendo.
  • Te recomiendo que comiences el masaje a partir de la semana 34 de gestación, con una frecuencia de una o dos veces por semana.
  • Si el masaje te lo realiza otra persona, en lugar de emplear los pulgares, deberá utilizar los dedos índice y corazón.

 

No es lo habitual, pero puede que el masaje no se pueda realizar. Esto se debe a que la embarazado sufre infecciones vaginales de repetición o activas, lesiones vaginales, placenta previa, amenaza de parto prematuro, rotura prematura de membranas y/o tiene programada una cesárea.