Consejos para aliviar la hinchazón del embarazo

Consejos para aliviar la hinchazón del embarazo

Lo que estás experimentando es un edema y es completamente normal en tu estado. Cuando acumulas demasiado líquido en los tejidos, se produce una incómoda hinchazón como la que tienes tú ahora, los cambios de la sangre hacen que se acumule algo de líquido en los tejidos.

De la misma manera, tu útero es cada vez más grande y ejerce presión en las venas pélvicas y en la vena cava, que es la más grande del costado derecho del cuerpo que transporta sangre desde las extremidades inferiores hasta el corazón.

La presión del útero hace que la sangre que va de tus piernas a tu corazón circule más lentamente, esto hace que el fluido de las venas se retenga en los tejidos de los pies y de los tobillos. Por este motivo, la aparición de edemas suele darse con más frecuencia durante el tercer trimestre.

embarazada caminando

Consejos para aliviar la hinchazón:

  • Pon los pies en alto siempre que puedas.
  • No cruces las piernas ni los tobillos cuando te sientes.
  • Estira las piernas frecuentemente cuando estés sentada: estíralas hacia delante y flexiona suavemente los pies hacia arriba para estirar los músculos de la pantorrilla. Gira los tobillos y mueve los dedos de los pies.
  • Descansa con frecuencia la posición de sentada o parada, una caminata corta en periodos regulares será suficiente para que la sangre circule bien.
  • Utiliza calzado cómodo que se adapte a tu hinchazón sin comprimirla más.
  • Olvídate de utilizar calcetines o mdias que presionen tus tobillos o pantorrillas.
  • Bebe mucha agua para que te cuerpo retenga menos líquido. Te recomiendo que consumas unos diez vasos de agua aproximadamente. Si tu orina es clara y no amarilla o turbia, significa que estás tomando suficientes líquidos.
  • Haz algo de ejercicio de manera regular: caminatas, natación o bici son los deportes ideales para tu estado.

Primer mes de embarazo

primer mes de embarazo

Parece mentira pero ya ha pasado un mes de los nueve de gestación, los primeros síntomas ya se están apoderando de mi cuerpo. Mis pechos están ligeramente doloridos y han aumentado su tamaño natural, así que me temo que pronto tendré que modificar mi ropa íntima si no quiero parecer una sardina en lata.

Abrir los ojos por la mañana, empieza a convertirse en una odisea. Me levanto con el estómago como una lavadora en pleno centrifugado y durante el día tengo naúseas que, aunque en raras ocasiones, pueden terminar en vómito.

naúseas

Durante el día me noto más cansada de lo habitual y tengo un fluido vaginal diferente a lo que estoy acostumbrada. Algunos granitos se han apoderado de mi cara, pero bueno es como volver a la juventud, probablemente empiece a aplicarme alguna mascarilla anti acné.

Además, hay ciertos alimentos que me encantaban y que ahora no tolero ni olerlos. Mi apertivo también varía, puede que no tenga nada de hambre o que no me sacie con nada. Por supuesto, debido a los cambios hormonales estoy experimentando cambios de humor radicales, lo que hace que esté más sensible e irritable.

Como matrona, os voy a dar una serie de recomendaciones para que pongáis en práctica conmigo desde hoy:

  • No practiques deportes violentos como esquí, artes marciales o equitación.
  • Reduce lo máximo posible el consumo de café y té.
  • Ten una alimentación variada y equilibrada para favorecer las necesidades del embrión y las tuyas.
  • Evita el queso crudo no pasteurizado por si contiene listeriosis.
  • Procura tener tus momentos de reposo, ya que te notarás más cansada de lo habitual.
  • Si tienes náuseas como yo o migrañas procura no paliarlo con medicamentos, simplemente intenta descansar más tiempo del que estás acostumbrada.